img_actividades

La isla de Ibiza es un pequeño territorio donde conviven la fiesta, las playas más atractivas y las últimas tendencias musicales con la quietud, la naturaleza y un patrimonio cultural heredado de muchos siglos de tradición. Ibiza es autentica y natural, pero también cosmopolita.
Belleza natural y playas
La naturaleza ibicenca constituye sin duda, el atractivo más importante de la isla. Con 210 kilómetros de playas que se pueden disfrutar en cualquier época. A lo largo de sus más de 18 kilómetros de arenas naturales, bañadas por aguas cristalinas. Ibiza ofrece múltiples posibilidades de disfrutar una amplia gama de servicios y diferentes ambientes. Hay calas mágicas, como Cala d’Hort presidida por el islote de es Vedrá, otras como Playas de Comte, Aguas Blancas, Punta Galera y Cala Salada. Playas grandes, familiares y divertidas como Platja d’en Bossa o Figueretas. Las playas de Ses Salinas y Es Cavallet se encuentran en entornos naturales protegidos con un sistema de dunas de gran valor ecológico. En sus inmediaciones podrá encontrar restos de civilizaciones pasadas como el caso del Poblado fenicio de Sa Caleta y antiguas torres de defensa que salpican todo el litoral.
Excursiones y paseos
Ibiza dispone de una amplísima gama de excursiones que permiten a los visitantes descubrir en barco paisajes costeros insólitos así como también su visita obligada a la isla de Formentera con sus únicas y tranquilas playas.
Vida Nocturna
En Ibiza se dan cita los mejores clubes y DJs del momento y las discotecas más grandes e innovadoras. Miles de personas acuden cada año a la isla solo para conocer las fiestas de las discotecas ibicencas, famosas en el mundo entero. También abundan los bares nocturnos y restaurantes diversos.
Mercadillos
En toda la isla se podrán visitar mercadillos de artesanos. Como el de Es Canar, con más de treinta años de existencia, el de las Dalias o el rastrillo de Sant Jordi entre otros.